Una historia linda

Desde hace ya varios años, digamos al menos una década, se sabe y se reconoce que la economía de la República Popular de China es una de las más dinámicas del mundo. Una economía que crece sin parar a tasas que permanentemente rondan el diez por ciento. Igualmente se sabe que hoy en día China es la segunda potencia económica mundial.

Todo esto ha sido fruto de determinadas reformas de la economía. Una economía que se basaba en los principios teóricos de los fundadores del socialismo científico: Carlos Marx, Federico Engels y  Vladimir Ilich Lenin. Y también desde luego en los de Mao Tse Tung.

La esencia de esa teoría económica era (y es) la propiedad colectiva o social o, si se quiere, estatal de los grandes medios de producción: tierra, banca, minería, agricultura, ganadería, industria  en todas sus ramas y el comercio nacional e internacional.

Las reformas a la economía basada en estos principios socialistas consistieron, esencialmente, en la privatización de una parte muy considerable de la antigua propiedad socialista o estatal. Y si bien esas reformas cuajaron en el notabilísimo crecimiento de la producción china en todos o casi todos los sectores de la economía en los últimos quince o veinte años, lo cierto es que datan de tres décadas atrás: desde fines de los años setenta.

Al crecer ininterrumpidamente la producción durante esos tres decenios, lógicamente y a la par creció el consumo. Hoy la población china tiene acceso a bienes y servicios a los que están acostumbradas las poblaciones del mundo capitalista desarrollado y hasta de los llamados países emergentes o en vías de desarrollo.

Dicho sintéticamente, en la China reformista, el mercado, es decir la esencia del capitalismo, sustituyó en buena medida a la planificación económica como principio rector de la producción.

Hasta aquí la historia es bastante linda: crecimiento de la producción y del consumo. Igual que en Estados Unidos, Inglaterra o Japón. Pero esa historia linda tiene también su rostro desagradable, como en cualquier país capitalista: concentración de la riqueza, grave desigualdad social, creación y existencia de monopolios privados, guerrerismo, expansionismo, colonialismo, creación y existencia de una burguesía poderosa que siempre irá por más, que siempre querrá más dinero y más poder.

Esos apetitos de poder económico y político sin límite son el pan nuestro de cada día en los países capitalistas. Burguesías, como en México o Estados Unidos, convertidas en supragobiernos, en el único y verdadero poder, por encima de los Obama o los Calderón.

No sabemos (o yo al menos no lo sé) si esto último ya ha acontecido o acontecerá pronto en China. Hasta donde conocemos, el Estado mantiene la propiedad y el control de los grandes medios de producción, es decir, de los medios de producción estratégicos. Y no hay duda de que el Partido Comunista mantiene el poder político.

La nueva prosperidad china es, más o menos, semejante a la de cualquier país capitalista avanzado. Y eso está bien, muy bien. Pero como diría el Che: ¿es posible la construcción del socialismo con las melladas armas del capitalismo? ¿Va China en pos de un socialismo próspero y además igualitario? ¿O se dirige o ya está de plano adelantada en la construcción de un capitalismo tan capitalista como el de cualquier país del Norte?

Las señales a la vista apuntan más bien en la segunda dirección. ¿Se repetirá en China la experiencia soviética? ¿Seguirá el gigante asiático los pasos del llamado bloque socialista de Europa oriental? ¿O hay esperanzas de una China socialista, próspera, pacífica y solidaria que no acabe siendo como los aborrecibles y sanguinarios estados que forman la OTAN?

 www.miguelangelferrer-mentor.com.mx

www.economiaypoliticahoy.wordpress.com     Viernes 17 de junio de 2011.  

Anuncios

, , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: