¡Oh, si Pasteur pudiera verlo!

“Matad a los gérmenes y acabaréis con las enfermedades”, decía Luis Pasteur a los médicos. Porque, aunque parezca increíble, sólo hasta la octava década del siglo XIX la ciencia logró establecer el origen microbiano de la inmensa mayoría de las enfermedades. Y fue Pasteur quien formuló la teoría germinal de los flagelos que fueron el azote de la humanidad por milenios. Por eso el gigante francés es considerado el padre de la medicina moderna.

Pero, curiosamente, Luis Pasteur no era médico, sino químico. Y es que el cumplimiento de la sentencia pasteriana (matad a los gérmenes y acabaréis con las enfermedades) es y ha sido la gran tarea, la misión histórica de la ciencia química. Sin el concurso de la química no habrían sido posibles los portentosos avances en el tratamiento, cura y hasta erradicación de decenas de patologías.

Pensemos en las vacunas, asunto de la química. O en los antibióticos, logro de la química. O en la anestesia, también fruto de la química. O en los analgésicos y los antipiréticos. O en los anticonceptivos orales, creados por el ingenio de tres grandes químicos: Marker, Miramontes y Pincus. O en la píldora del día siguiente. O en la más moderna píldora de los cinco días siguientes, última gran conquista de la anticoncepción postcoital, de la anticoncepción de emergencia.

Y qué es, sino pura química, la insulina para el tratamiento y control de la diabetes, flagelo universal del último siglo. Y qué son, sino química, los reactivos utilizados para los análisis clínicos de sangre y orina, uno de los primeros pasos para el diagnóstico certero de múltiples patologías. Y sin la química, creadora de la moderna anestesia, no serían posibles las portentosas cirugías que salvan la vida o devuelven la salud a millones y millones de personas alrededor del mundo.

La química, ciertamente, no se circunscribe al campo del diagnóstico, tratamiento y alivio de las enfermedades. Su radio de acción es inmenso: está presente en todas las ramas de la producción material. Es el caso, por ejemplo, de la llamada revolución verde, del químico estadounidense recientemente fallecido Norman Borlaug, con la aplicación de fertilizantes y plaguicidas que han permitido dodecuplicar en el último medio siglo la producción de granos y otros alimentos. Gracias, en buena medida a la química y a Borlaug, hoy ya no existen hambrunas por escasez de producción alimentaria. Ésta, universalmente vista, sin duda, supera a la demanda planetaria.

 Pero no sólo de pan vive el hombre. Y cada cual tiene su corazoncito. Y la dupla química-medicina ha pasado de los grandes temas sociales y demográficos a los de la más estricta intimidad. Fue en 1998, hace apenas trece años, que la química produjo el milagro de resolver el problema de la impotencia masculina no asociada a enfermedades crónico-degenerativas, como la diabetes o la hipertensión arterial.

El primer fármaco, cuyo nombre comercial es hoy repetido millones de veces, fue el viagra. Pero hoy, apenas algo más de una década después, parece cosa de un pasado remoto. Nuevos fármacos, nuevos compuestos químicos resuelven hoy el problema de jóvenes, maduros y viejos de manera eficaz y sin complicaciones.

Esa impotencia no ligada a enfermedades crónico-degenerativas, llamada técnicamente disfunción eréctil, fue durante milenios un flagelo silencioso pero abrumador para millones de hombres y, en su caso, de sus parejas. La química ha hecho el milagro, y ese agudo problema ha dejado de existir. ¡Oh, si estuviera aquí Luis Pasteur para ser testigo de la última conquista de la ciencia cuyo cultivo genial le abrió las puertas de la inmortalidad!

www.miguelangelferrer-mentor.com.mx

www.economiaypoliticahoy.wordpress.com

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: