Vida digna para todos los ancianos

Hasta hace unas cuantas horas, el sistema de seguridad social de la República de Venezuela era más o menos similar al de cualquier otro país de Latinoamérica, Europa occidental, Estados Unidos, Canadá y Japón. En todas estas naciones, los trabajadores afiliados o cotizantes, llegada la hora de la jubilación, disfrutan de una pensión que les permitirá pasar en condiciones económicas decorosas la parte final de la vida. Y en el caso de México, por ejemplo, da lo mismo si el trabajador lo había sido en el sector público o en el privado.

Con algunas diferencias por país, en general la edad de jubilación bordeaba los 55 años para las mujeres y 60 para los varones. Ahora mismo en algunos países europeos, gobiernos reaccionarios están pugnando por un aumento en la edad de jubilación, so pretexto del incremento cuasi universal, cierto e indiscutible, en la esperanza de vida.

Más allá de la discusión de lo justo o injusto de ese aumento en la edad jubilatoria, digamos que lo más importante del asunto radica en que los jubilados quedan protegidos por una pensión hasta el final de sus días. Pero esto solamente en el caso de los trabajadores afiliados al sistema de seguridad social.

¿Pero qué pasa con los trabajadores que nunca se afiliaron o no fueron afiliados a la seguridad social (campesinos, productores y vendedores por cuenta propia, taxistas, plomeros, pescadores, albañiles y miles y miles de mujeres que jamás se emplearon fuera del hogar)?

Pues sencillamente que no pueden disfrutar de una pensión jubilatoria. Millones y millones de personas alrededor del mundo que para sobrevivir con decoro sus últimos años deben depender de los hijos (si los hubo y si éstos están dispuestos a sostener a sus padres ancianos), de la venta o alquiler de alguna propiedad, de unos posibles ahorros o de cualquier otra forma de ingreso o sostenimiento distinto a una pensión jubilatoria pública y propia.

Salta a la vista lo injusto de un sistema de seguridad social así diseñado y excluyente por definición. Máxime cuando vivimos en una época en que el empleo formal es la llave única de acceso a la seguridad social, y cuando vivimos en tiempos en que el desempleo es el flagelo planetario.

Había que poner remedio a esa injusticia. Y, por primera vez en la historia, que yo sepa, ya se está haciendo en Venezuela. A partir del día uno de enero de 2012, la ley venezolana dotará de una pensión jubilatoria a todas las mujeres mayores de 55 años y a todos los varones de más de 60, sin que importe si fueron afiliados o cotizantes a la seguridad social o si, habiéndolo sido, no completaron el mínimo de cuotas establecido por la antigua ley para tener derecho a la pensión jubilatoria o por vejez. Porque como dijo el presidente Hugo Chávez al poner en vigor la nueva ley, se trata de “ir rompiendo con los paradigmas (injustos) que heredamos del pasado”.

A partir de la fecha citada, esas mujeres de más de 55 años, y esos varones mayores de 60 que no tenían derecho a una pensión jubilatoria, recibirán una hasta el fin de sus días. El monto de la pensión será equivalente al salario mínimo: 1548 bolívares (la monedad venezolana), algo así como unos trescientos sesenta dólares de Estados Unidos o unos cinco mil pesos mexicanos mensuales.

Ciertamente, cinco mil pesos al mes no es mucho, pero permite un final de la existencia decoroso. Y si se trata de un matrimonio, la suma de ambas pensiones llega a los diez mil pesos mexicanos al mes. Se trata de una medida de la más estricta justicia social para los abuelos hasta ese momento desprotegidos. Una medida justiciera, producto de una revolución justiciera y de un gobierno justiciero.

www.miguelangelferrer-mentor.com.mx

www.economiaypoliticahoy.wordpress.com         Viernes 16 de diciembre de 2011

Anuncios

, , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: