La batalla de Moscú y la derrota de la guerra relámpago

En el lenguaje de la guerra quizá no haya palabra más famosa que el vocablo alemán blitzkrieg: guerra relámpago. Krieg, guerra, blitz, relámpago. Con esta estrategia militar Adolfo Hitler dominó en unos cuantos meses media Europa: Francia, Holanda, Bélgica, Dinamarca, Luxemburgo, Polonia, Checoeslovaquia. Cada uno de los ejércitos de esas naciones fue vencido en unas pocas semanas.

El creador de esa moderna y fulminante doctrina militar fue el general de la escuela prusiana Heinz Guderian. La médula de la estrategia consistía en la utilización de equipo motorizado: tanques, carros de combate, camiones para el transporte de soldados, cañones rodantes. La blitzkrieg hizo cosa del pasado los luengos y prolongados frentes de batalla. El equipo motorizado, con sus tanques y carros de combate blindados a la vanguardia, penetraba con la rapidez del relámpago en el territorio enemigo, lo que permitía al invasor colocarse casi de inmediato en la retaguardia del invadido. La infantería, también motorizada (los camiones), realizaba el papel de tropa de ocupación. Como era obvio y bien demostrado por la experiencia, la guerra relámpago producía, inevitablemente, victorias relámpago.

Con esta novedosa y singular estrategia castrense, probada más que exitosamente entre 1938 y 1940, el alto mando nazi decidió embarcarse en el acariciado sueño de destruir al “gran enemigo del Este”: la Unión Soviética. Ese acariciado sueño empezó el 22 de junio de 1941 con el nombre en clave de Operación Barbarroja.

La Operación Barbarroja estaba diseñada para concluir triunfante en un poco menos o un poco más de tres meses. Para fines de septiembre o comienzos de octubre, más de dos meses antes de la llegada del temible invierno ruso con sus temperaturas de hasta cuarenta grados bajo cero, la “Rusia comunista estaría de rodillas”. Todavía andan por ahí facsímiles de la invitación a celebrar en un gran hotel de Moscú la rápida derrota del Ejército Rojo.

Pero en el mismísimo septiembre de 1941, apenas tres meses después del inicio de la Operación Barbarroja, y tres meses antes de la llegada del invierno, la blitzkrieg fue parada en seco en las afueras de Moscú. Por primera vez la guerra relámpago no produjo una victoria relámpago. La creencia del alto mando germano en un rápido triunfo explica por qué los millones de soldados nazis que penetraron en la URSS no llevaban ropa de invierno.

El silogismo se defiende solo: detenida, es decir, derrotada la guerra relámpago, se esfumó el sueño de opio hitleriano de una victoria relámpago. Y sigue el silogismo: vencida la quintaesencia de la poderosa maquinaria bélica nazi, sólo era cosa de tiempo, y de muy poco tiempo, la derrota total de la Wehrmacht (nombre en alemán del ejército nazi).

En el sitio de Moscú, mucho antes del invierno, la Alemania nazi perdió más de un millón seiscientos mil soldados y lo mejor de su equipo motorizado. Y ya jamás pudo recuperarse. Pudo, eso sí, cercar Leningrado en el norte y Stalingrado en el sur. Pero, como en Moscú, la guerra relámpago no se hizo presente. El cerco a las tres más grandes e importantes ciudades soviéticas se convirtió en una guerra prolongada, es decir, en la antítesis de la guerra relámpago.

Por eso puede afirmarse, muy lejos de la falacia histórica de que a la Wehrmacht la derrotó el “general Invierno”, que fueron los ejércitos al mando de los mariscales José Stalin y Georgi Zhúkov los vencedores de las hasta entonces invencibles tropas hitlerianas. Fue en Moscú, en septiembre de 1941, al ser frenada la blitzkrieg, donde se selló la derrota nazi. La batalla de Moscú fue, como se dice popularmente, el principio del fin de la absoluta derrota nazi.

www.miguelangelferrer-mentor.com.mx

 

Anuncios

, , , , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: