Sida, dogma y ciencia

A comienzos de la década de 1980 aparecieron en Estados Unidos los primeros casos de una hasta entonces desconocida enfermedad. Las víctimas iniciales eran hombres homosexuales. Y por algún tiempo no aparecieron varones heterosexuales entre los afectados.

Esta situación, que como más tarde se sabría, iba a ser temporal, llevó a muchos dirigentes políticos y religiosos estadounidenses a considerar al nuevo flagelo como un “castigo divino” para los practicantes de las relaciones homosexuales.

El máximo dirigente político de EU, el mismísimo presidente Ronald Reagan lo expresó del siguiente modo: “Quizás el Señor nos ha enviado esta epidemia porque el sexo ilícito infringe los Diez Mandamientos”.

Esta expresión de Reagan pronunciada en 1989, hacia el final de su gobierno, aparece en su biografía autorizada, publicada por Edmund Morris en 1999. Y si bien no existen otros documentos o fuentes que consignen esas absurdas palabras, la frase ha quedado ligada para siempre al ultraconservador ex mandatario.

Pero más allá de la autoría de la estúpida frase, lo históricamente cierto es que durante el gobierno de Reagan muy poco o nada se hizo en EU para contener la enfermedad que empezaba a convertirse en la mortífera epidemia a la que se llamó sida.

Hasta ahora esa epidemia ha producido más de 25 millones de fallecimientos y muchos más millones de enfermos. Y no cabe duda razonable de que esa tardanza inicial del gobierno estadounidense para enfrentar la nueva patología ha sido responsable de la magnitud y crecimiento de las cifras de enfermos y fallecidos.

Una vez, sin embargo, que ciencia y científicos se pusieron a trabajar, pudo saberse que al agente productor de la dolencia era un virus. En 1983 el mortal virus fue identificado, lo que permitió algunos años después producir tratamientos que retrasan y hasta detienen el curso de la enfermedad, y dan una larga sobreviviencia a los infectados.

Esto fue posible porque ciencia y científicos no se ocupan de dogmas, revelaciones, divinidades, creencias y pensamientos mágicos. Ciencia y científicos sólo se ocupan del estudio de los hechos. Y su trabajo está orientado a buscar y encontrar la causa de ellos.

Para la realización de su trabajo, ciencia y científicos cuentan con un principio cardinal que recibe el nombre genérico de teoría del conocimiento, una de cuyas orientaciones básicas es la convicción de que debajo del aparente desorden de la naturaleza, existe un orden que es posible conocer.

Ciencia y científicos basan igualmente su tarea en esta segunda convicción: que todo cuanto existe en el universo existe en determinada magnitud, y que toda magnitud es susceptible de ser medida. Y un tercer factor básico del quehacer científico es la convicción de que toda causa produce un efecto y de que todo efecto es consecuencia de una causa, idea que recibe el nombre de principio de la causalidad. Y todo este bagaje teórico sustentado en la suprema convicción de que todo cambia eternamente o que, como decía Heráclito, nadie se baña dos veces en el mismo río.

Fue el padre de la química, el francés Antonio Laurent Lavoisier, quien  hacia finales del siglo XVIII, hace apenas un poco más de doscientos años, demostró la veracidad y validez de aquellos cuatro principios básicos de la ciencia cuando formuló la célebre teoría de la conservación de la masa: la materia no se crea ni se destruye, sólo se transforma.

Estos principios fueron la base de los trabajos científicos que permitieron la invención-descubrimiento de las vacunas, los antibióticos, los antivirales, la anestesia y, en resumidas cuentas, el enorme e incontenible avance de la medicina a partir de finales del siglo XVIII. ¡Ah, centuria esplendorosa!  

www.miguelangelferrer-mentor.com.mx

Anuncios

, , , , , , , , , , ,

  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: