Entradas etiquetadas como producción

Cambio climático: no es cosa irremediable

No es sencillo para el ciudadano medio comprender cabalmente el concepto “cambio climático”. Este fenómeno, dicen los expertos, tiene como característica esencial un aumento constante y sostenido de la temperatura media del planeta. Y para estudiar científicamente la cuestión, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) creó una instancia especial que recibe el nombre de “Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático”, Intergovernmental Panel on Climate Change (IPCC).

En 1990, este grupo concluyó después de su primera reunión que de seguir con el ritmo actual de emisiones de gases de efecto invernadero, cabría esperar un aumento de 0.3 °C por decenio durante el próximo siglo (mayor que el producido durante los últimos 10,000 años). Tres décimas de grado centígrado por decenio implicaría que la temperatura media del orbe se incrementaría en tres grados celsius en un siglo.

Este probable aumento de temperatura, por supuesto, no es una cosa irremediable. Existen medios para atenuarlo o detenerlo. Uno de éstos, según la ONU, es reducir un poquito (5% en algunos años) la emisión de seis gases determinados de efecto invernadero. Y para conseguir tal cosa existen a su vez dos caminos.

Uno es hacer más eficiente la producción material, es decir, producir lo    mismo o más, pero con menores emisiones de aquellos gases. La otra vía es reducir la producción o, lo que viene a ser lo mismo, reducir el consumo.

Lo primero es científica y tecnológicamente posible, pero lo segundo no se ve fácil desde el punto de vista de la economía mundial, formada por decenas de naciones empeñadas en aumentar cada año la tasa de crecimiento de su producción. China, por ejemplo, lleva ya varios años de crecimiento de su producto interno bruto a tasas permanentes de alrededor del diez por ciento.

Y si uno se asoma a Cuba, podrá ver que el mayor problema de la isla es un escaso crecimiento de la producción interna y un consecuente bajo consumo de la población, aunque a nadie le falte lo esencial: alimentación, salud, vestido, educación y seguridad y paz social. Aumentar la producción es la médula del llamado del presidente Raúl Castro a sus conciudadanos.

Es claro que en el marco de una economía capitalista es imposible reducir el consumo. Así que sólo queda una vía: hacer más eficiente la producción. O, dicho de otro modo, producir cada día más pero con menos emisiones de gases de efecto invernadero. Un factor esencial en una producción más eficiente pasa, desde luego, por el ahorro energético: producir más gastando menos energía. Y por este camino ya ha habido avances sustanciales: lámparas y motores ahorradores de energía son hoy cosa corriente.

Y es claro también que otra ruta en la que igualmente se ha avanzado es el uso de energías alternativas a los combustibles fósiles (carbón y petróleo). Y otro camino y muy al alcance de la mano es frenar la desforestación y aumentar la reforestación. Hace pocas semanas traje a estas páginas un despacho de la agencia Europa Press en el cual se da cuenta del muy extenso proceso de recuperación de la masa forestal en el Viejo Mundo y concretamente en España: “Los bosques españoles se han duplicado en los últimos cien años, según ha explicado el subdirector general de la FAO, Enrique Rojas, quien ha señalado que España ha aumentado su superficie forestal “muchísimo”, unos 1.7 millones de hectáreas en los últimos 10 años”.

Hay, sin embargo, una cosa en la que no puede uno estar de acuerdo con el citado grupo de expertos: afirman que una vía para frenar el cambio climático es el uso de la energía nuclear. Y con perdón de la expertocracia, y como se dice en mexicano, sería peor el remedio que la enfermedad.

 www.miguelangelferrer-mentor.com.mx

www.economiaypolitica.wordpress.com

Anuncios

, , , , , ,

2 comentarios